www.perplejo.es

Lomography Instant Wide

Pues ya hemos visto que el nuevo material de última generación para la fotografía instantánea del sistema Polaroid ha dado uno o varios pasos atrás respecto a los años 70 y 80. El resultado obtenido es mucho más lento, más caro y de una calidad pésima.

De los nuevos sistemas tampoco resulta muy halagüeño el resultado con el sistema Zink que hemos probado con la cámara Kodak Printomatic. Un poco menos caro, unos resultados algo mejores que el renacido por Impossible Project, pero nada que implique algo más que una simple anécdota fotográfica. Una vez acabado el primer cartucho y probada la novedad el sistema se relega al cajón o al armario hasta que conseguimos darle salida en Wallapop.

Así pues, ya que he empezado a probar estos sistemas de fotografía instantánea, he buscado la última opción que me quedaba por probar. El sistema Fuji Instax.

Para ello esperé a que hubiera en Wallapop una cámara en venta de este sistema a un precio razonable. También es verdad que después de haber leído sobre el tema elegí esta cámara por las distintas opciones que ofrece a la hora de hacer fotos creativas.

 

Lomography Instant Wide

Como decía, han sido las diferentes opciones que ofrece la cámara al disparar, así como los distintos accesorios de que dispone también para desarrollar nuestra creatividad. Como puede verse en esta foto de más abajo (no es mía, la he bajado de Internet porque la mía ya no está en su embalaje original) la cámara viene con varios objetivos, geles de color para el flash y otro visor para cuando ponemos el gran angular. Mencionar que la misma tapa del objetivo (el cual en las pruebas me he olvidado de quitar en dos ocasiones, saliendo las fotos completamente negras) es el mando a distancia para disparar la cámara. La verdad que esto me ha parecido muy curioso y me ha gustado mucho.

Las fotos salen reveladas en formato “wide” que resulta un tamaño de fotografía más parecido al de las cámaras Image System de Polaroid.

La cámara es un mamotreto superlativo que nos ocupará todo el pecho. Puedes esconderte detrás sin temor a que te encuentre tu chucho. ¡Madre del amor hermoso! ¡Qué “peazo” de trasto! Si te caes al río con la cámara colgada del cuello cascas fijo. Digamos que discreta, lo que se dice discreta, la cámara no es. Como cámara espía viene teniendo la misma eficacia que si pusieras un cenicero en una moto (a no ser que sea en una Harley que esas ni corren ni frenan).

No voy a explicar aquí su manejo ya que está en cualquier site que hable de estos temas y en una “jartá” de tutoriales en Youtube. Aquí solo mostraré las fotos que he hecho con ella y mis conclusiones sobre esta opción de fotografía instantánea.

Las pruebas están hechas todas de forma automática ya que considero que será como se use más habitualmente en los eventos en que queramos poner a prueba nuestras cervicales. Total, para ver los resultados y comparar con las otras ya nos va bien.

 

1ª foto

Se trata de una foto de interior con flash. Está claro (bonito juego de palabras sarcástico) que la calidad respecto a lo visto hasta ahora mejora notablemente. Una vez sepamos ajustarla debidamente según las condiciones de luz creo que los resultados en interiores y a una distancia de hasta 5 metros son prometedores. Incluso yo diría que superiores a las antiguas Polaroid.

 

 

 

2ª foto

Bueno, no sabría determinar si realmente fue el indio o la flecha quien la cagó. Borrosa y oscura como el ojete de un grillo aun habiendo disparado en automático. En este sentido tengo que hacer más pruebas haciendo fotos con calma y tiempo para determinar los ajustes necesarios.

 

 

 

3ª foto

Como con las otras cámaras el paisaje no es lo suyo. Mucho mejor que sus compañeras, pero ese viñeteado y esa falta de resolución no la hacen muy adecuada para este tipo de fotografía. Al menos esta vez podemos distinguir el castillo a lo lejos (está a unos 300 metros de donde se tomó la foto).

 

 

 

4ª foto

Nunca se sabe como acertar. Aparte de la falta de nitidez aquí, a esta distancia, los blancos salen demasiado quemados. Como con las otras alegaré que se tomaron deprisa y corriendo sin tener en cuenta las pocas opciones que permite la cámara para ajustar mejor la exposición.

 

No hay más fotos debido a que, aprovechando que celebrábamos el cumpleaños de mi hijo pequeño en casa de mi madre, me llevé la cámara para el evento y allí gasté dos cartuchos (con dos fotos hechas sin acordarme de sacar la tapa del objetivo, pero alegaré en mi defensa que estoy totalmente acostumbrado a las reflex, con las que enseguida que acercas el ojo al visor caes en la cuenta del error). Las fotos se quedaron en casa de mi madre para que las tuviera ella y las repartiera por toda la casa. Se que le hace gracia verlas de vez en cuando. Los resultados de las mismas no fueron mucho mejores que estas cuatro, pero tampoco estábamos por la labor de ajustar la cámara ante el jolgorio, las viandas y los caldos de la vid que por allí corrían desbocados.

 

 

Conclusiones provisionales

 

Está claro que la calidad respecto a las otras opciones que hemos probado es mucho mejor. También el precio del disparo es menor (unos 80 céntimos de euro contra los 2,5 euros de la Polaroid con los cartuchos Impossible Project) y el tiempo de espera hasta que la foto ya es totalmente visible recuerda al del sistema de antaño, aunque en este aspecto ninguno puede competir con el sistema Zink que ya sale la foto impresa directamente.

Resumiendo. Si no fuera por el tamaño de la cámara no me importaría llevarla en la mochila de mis cámaras, pero es que excesivamente enorme y aparatosa.

He leído que la cámara Fuji supera en calidad fotográfica a la Lomography, pero también es verdad que este sistema es nativo Fuji. Miraré de hacerme con una para comparar aunque las Fuji no permiten ajustar ningún parámetro de disparo o exposición y resulta un trasto casi igual de incómoda que esta. Veremos ver.

De todos modos creo que esta se merece un examen algo más exhaustivo porque me parece que se le puede sacar un buen rendimiento en fotografías de proximidad. Volveremos a hablar de ella, me parece.

Un saludo y muchas gracias.

 

 

 

 

Deja una respuesta